MOSAICO, 18-XII-014

???????????????????????? ????????????????????????

(Fotos de Silviano en el jardín central de La Piedad. Arbol navideño municipal y banda juvenil de La Ermita, Guanajuato)

Martínez Campos, 18/XII/014

GUÍA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 18 de Diciembre.- A LOS JOLGORIOS, preposadas, posadas y otros desfogues, que ha tomado entre nosotros por su cuenta y riesgo nuestro consumismo, podríamos añadir un “valor agregado”, en esta región de migrantes. Y es el hecho de que nuestros paisas de allá, del otro lado de la frontera, vienen a gastarse con nosotros sus ahorros de un año. Interesados que somos, porque aparte del derrame, en muchos casos en abundancia, de licores y botanas, hay considerable reparto de billetitos verdes entre familiares. Pero seriamos egoístas si solamente viéramos las cosas desde el interés puramente individual o acaso familiar, que viene a ser lo mismo. La derrama pecuniaria, ciertamente menor que antes porque los de allá ya no barren los dólares con escoba, si es que en tiempos de mayor bonanza lo hicieron, nos sirve de mucho porque sí, se activa el comercio, los servicios se “energizan” más de lo usual y caso de las fiestas, con su economía turística los nuestros de allá son el alma de las fiestas de aquí. Los de aquí también contribuimos, claro, a nuestra escala modesta, si es que logramos librar el calvario de cada año que significa el colocar nuestras cosechas (parece que esta vez no nos fue tan mal con el temporal) y que quienes controlan los precios de los granos den algo de chace. PERO NO VAYA  a creerse que los de allá y los de acá, todo lo midamos con dinero ni que tengamos un dólar en cada ojo cada vez que veamos a un paisano. Hay cuestiones más humanas y muy profundas que son las alegrías de los encuentros, o reencuentros entre los seres queridos y entre las amistadas. Y el gran reencuentro, aun cuando sea luego de un año, del paisano con su región, con su pueblito, con su entorno. Aquel recordar los tiempos idos, cuando había sintonía con su ámbito natural del campo, o del barrio en la ciudad. El recuerdo penoso, tal vez asumido, tal vez superado, de aquella ruptura que nos hizo separarnos “de nuestras raíces”, porque así lo exigió la necesidad, acaso la injusticia y perdimos la inocencia del paraíso. PARAÍSO QUE NO lo era tanto para muchos, porque los frutos de sus árboles eran prohibidos para los hijos de los primeros ejidatarios que ya no alcanzaron tierra, los cacicazgos fomentados por los poderes centrales, que sembraron desencuentros y a veces muchas lágrimas entre los amantes del terruño. O simplemente nos rebasaron los tiempos: ya no entendimos su “dinámica”, y las alas juveniles nos impulsaron a buscar lo que creíamos aquí no poder encontrar. Y nos volvimos pueblitos de emigrantes, región, Estado, país de migrantes. Y también fecundamos con la riqueza de nuestras manos y con nuestra cultura no por pueblerina menos valiosa, al país de la abundancia. Y nos volvimos necesarios para él y él se volvió necesario para nosotros. POR ESO Y por mucho más, agradecemos la visita de nuestros paisanos. Y les agradecemos y los festejamos. Así, la autoridad municipal de La Piedad, ha organizado un festival, en su quinta versión, para nuestros migrantes. Esto, del 17 al 19 del presente diciembre, “ con el objetivo de brindar un recibimiento a nuestros connacionales, así como difundir los servicios y trámites a los que pueden acceder en las dependencias municipales. En este evento también se estarán efectuando eventos recreativos, culturales y deportivos tanto en la cabecera municipal como en las comunidades rurales de Los Guajes, Ticuítaco y El Caudillo”, según lo anunciaba el programa respectivo. EN LA PARTE relativa a su mensaje, del tercer informe de gobierno,  el alcalde Hugo Anaya Avila expresó que    “Los ciudadanos y quien tome la estafeta que estaremos entregando en 2015, debemos estar conscientes que un municipio no se inventa cada 3 años. Debe haber una continuidad y planeación hacia el futuro. Construir día a día pensando no sólo en el beneficio inmediato, sino en la proyección para las siguientes generaciones”. QUEDARÁN PARA EL pasado aquellas arengas incendiarias entre “las partes” desde territorios tan vecinos como 90 kilómetros y el desentendimiento entre Cuba y los Estados Unidos irá también atenuándose. Un hecho realmente histórico fue el anuncio, ayer  por parte de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, de que ambos países reaundan relaciones rotas hará más de cincuenta años. Ahora Obama el presidente de la gran potencia, reconoce que el aislamiento hacia Cuba no ha funcionado y es el momento de ver las cosas de otra manera. Pues sí, se abre una amplia agenda de sugerentes cambios en las relaciones…Y de resistencias de sectores norteamericanos fincados todavía en los rescoldos de la guerra fría. Poco a poco, y sufrirá menos el pueblo cubano por el asedio del prologado bloqueo, y ambos  países podrán sentarse juntos, a la luz pública del mundo, a discernir sobre asuntos comunes, entre otros los relativos a la necesidad que tiene un país insular y una región norteamericana, de afrontar las amenazas del cambio climático en una zona donde la violencia de los huracanes va en aumento. (www.silvianomartinez.wordpress.com )

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s